La Nación
Las proyecciones en vivienda 1 24 febrero, 2021
EDITORIAL

Las proyecciones en vivienda

Históricamente, la construcción ha sido uno de los sectores que más ha dinamizado la economía colombiana. En 2020, uno de los años más difíciles de la historia reciente por cuenta de la crisis del coronavirus, el sector edificador se mantuvo erguido y fue pieza clave en la reactivación económica del país tras varios meses de cuarentena estricta.

Las cifras lo corroboran. La comercialización de vivienda nueva durante el 2020 llegó a 194.802 unidades, representada en inversiones de los hogares colombianos por $37,2 billones.

Según datos de Camacol, la Cámara Colombiana de la Construcción, en 2020 se vendieron 132.854 unidades de vivienda de interés social, lo que representó un 8% de crecimiento frente al año anterior. En materia de proyectos con oferta disponible, la vivienda social es el eje central del mercado. En dos años, la vivienda social aumentó en 13 puntos porcentuales su participación dentro de la oferta total de vivienda nueva del país, lo cual significa que los hogares colombianos tienen mejores oportunidades de inversión y acceso a la vivienda formal.

Para este 2021, se espera que siga esta buena dinámica. Los constructores han dicho que esperan ventas por 209.000 unidades de vivienda, es decir un 7% más que en 2020. Igualmente, prevén que se inicie la construcción de 149.700 viviendas, que el PIB del sector crezca en 8,6% y que se creen 150.000 nuevos puestos de trabajo.

Se trata de buenas noticias en medio de lo difícil que resultó 2020 y lo ‘turbulento’ que empezó este 2021 por cuenta de la ola del coronavirus. Es necesario, en ese orden de ideas, que se garantice la disponibilidad de subsidios para la vivienda social.

En cada uno de los municipios, los Alcaldes deben hacer los esfuerzos que sean necesarios para apoyar el sector edificador, comenzando por algo tan simple: celeridad en los trámites en la gestión del suelo.

 

“En cada uno de los municipios, los Alcaldes deben hacer los esfuerzos que sean necesarios para apoyar el sector edificador, comenzando por algo tan simple: celeridad en los trámites en la gestión del suelo”