La Nación
¿Qué le espera al Huila en el 2100 con el cambio climático? 2 17 enero, 2021
Informe

¿Qué le espera al Huila en el 2100 con el cambio climático?

El aceleramiento que le ha dado el hombre al proceso natural de cambio climático del planeta con la emisión de gases de efecto invernadero, viene mostrando sus efectos con el impacto cada vez mayor del calentamiento global.

Colombia no se queda atrás. A pesar de no ser uno de los países que más contribuyen al cambio climático tiene su cuota de responsabilidad puesto que, aunque no emite grandes cantidades de Gases de Efecto Invernadero, GEI, sí ha dejado perder miles de hectáreas de bosque que produce el oxígeno del planeta (cerca de 6 millones de hectáreas en bosques entre 1990 y 2010). Por otro lado, el país es uno de los más vulnerables del mundo a fenómenos de variabilidad climática como El Niño y La Niña, cuyas sequías e inundaciones se ha visto en las últimas décadas con más e  intensidad y frecuencia.

En la Tercera Comunicación Nacional de Cambio Climático el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia- Ideam reveló que si los niveles de emisiones globales de GEI aumentan (como es lo más probable), la temperatura media anual en Colombia podría incrementarse gradualmente para el fin del Siglo XXI (año 2100) en 2.14 °C. Los mayores aumentos de temperatura para el periodo 2071 – 2100, se esperan en los departamentos de Arauca, Vichada, Vaupés y Norte de Santander (+2,6 °C).

Las consecuencias que estos aumentos en la temperatura podrían traer al país son entre muchas otras, el mayor aumento en el nivel del mar que comprometería a las poblaciones y ciudades asentadas en la parte de las fronteras (por cambios en la línea de costa); y el derretimiento acelerado de los nevados y glaciares.

Asimismo, según el Ideam, para el periodo 2071 – 2100, se espera que las lluvias disminuyan entre 10 a 30% en cerca del 27% del territorio nacional (Amazonas, Vaupés, sur del Caquetá, San Andrés y Providencia, Bolívar, Magdalena, Sucre y norte del Cesar).

Estas reducciones en las lluvias sumadas a los cambios en el uso del suelo pueden acelerar e intensificar los procesos de desertificación y pérdida de fuentes y cursos de agua, con los consecuentes impactos sobre la salud humana, la producción agropecuaria y forestal, la economía y la competitividad regional.

La situación contraria la tendría el 14 % del país (Nariño, Cauca, Huila, Tolima, Eje Cafetero, occidente de Antioquia, norte de Cundinamarca, Bogotá y centro de Boyacá). En estas zonas aumentarían las lluvias entre 10 a 30%.

Estos aumentos en las precipitaciones sumados a los cambios en el uso del suelo pueden incrementar la posibilidad de deslizamientos, afectación de acueductos veredales y daño de la infraestructura vial en áreas de montaña, así como de inundaciones en áreas planas del país.

Como se observa, el aumento esperado en la temperatura, así como el comportamiento de las precipitaciones no será el mismo para todas las regiones del país. Es por eso que el Ideam publicó también escenarios de temperatura y precipitación para periodos futuros por departamento en Colombia para que en cada uno de ellos se tomen las medidas para hacer frente a posibles fenómenos extremos.

CAMBIO CLIMÁTICO EN EL HUILA

Los huilenses coinciden en que la temperatura del departamento no es la misma de hace 20 años, las exposiciones al sol hacen arder la piel y el calor es más sofocante, sobre todo en la ciudad capital. ¿Seguirá elevándose la temperatura en el departamento?

El Ideam en su más reciente informe nacional sostiene que para el fin del siglo el Huila presentará elevaciones de temperaturas promedio de 2,1 grados centígrados. En particular los valles de Neiva, Aipe y Villavieja podrán ser los de mayor aumento con valores de hasta 2,5 °C sobre el valor actual.

Pero también el promedio de las precipitaciones anuales en la región se incrementaría en 17,2 por ciento. Lo que no necesariamente implica más lluvia: podrían darse casos de extensos períodos de sequía seguidos de épocas de intensos chubascos. Particularmente los municipios de Aipe y Villavieja podrán incrementar entre 30% y 40% el valor de precipitación respecto al actual.

CADA GRADO CUENTA

El aumento de 2 grados en un los siguientes 80 años, no parece ser significativo, pero resulta bastante generoso si se tiene en cuenta que la temperatura promedio del planeta ha aumentado alrededor de 4,9 grados desde la última glaciación, hace 22.000 años antes de nuestra era.

Así lo comenta Carolina Giraldo, coordinadora de Cambio Climático de la CAM. “El cambio puede modificar especies que dependen del clima, cultivos, y la intensidad de los fenómenos meteorológicos como El Niño y La Niña. Un ejemplo son las lluvias atípicas como las ocurridas en Campoalegre, Rivera o Algeciras, donde llovió normalmente según la época, pero con más intensidad. Según el estudio la zona norte del Huila será la más afectada porque la temperatura subirá, sin embargo la tendencia es que también aumente las precipitaciones para esa zona por efecto de la evaporización”, explica Giraldo.

En el caso de Huila se prevén afectaciones fundamentalmente en el funcionamiento de los ecosistemas y el sector agrícola, especialmente en los monocultivos extensivos por la posibilidad de que aumenten las plagas y las enfermedades. El panorama, entonces, no deja de ser incierto, sobre todo si se tiene en cuenta el valor ambiental de esta zona. Para que se haga una idea: Huila es parte del macizo colombiano y está en la estrella hídrica más importante del país. Aquí nace el río Magdalena. Desde aquí se provee de agua al territorio nacional.

El sector salud podrá también ver efectos debido a las precipitaciones adicionales, teniendo aumento en vectores de enfermedades. La biodiversidad asociada a las zonas de mayor aumento de temperatura podrán verse afectadas por estrés térmico. “Se puede dar la migración gradual de especies animales hasta que finalmente se extinguen”, manifiesta la Coordinadora.

Cada grado más de temperatura implica adaptarnos a nuevas circunstancias climáticas en cuanto al uso de la tierra, la producción y el modo de vivir. El cambio climático no solo trae afectación, también puede aprovecharse en la implementación de nuevos cultivos en zonas donde antes no se daban.

De acuerdo con los resultados obtenidos del Ideam, para los periodos 1970-2000 y 2011-2040, los municipios con más altos valores de cambio en la temperatura serán: Acevedo, Altamira, Guadalupe, Hobo, Palestina, Suaza, Tarqui y Timaná, siendo Suaza el que muestra el más alto valor de cambio, mientras que el valor de cambio más bajo lo tendrá el municipio de Villavieja. Con respecto a la precipitación, los mayores cambios se proyectan en los municipios de Acevedo, Isnos, Oporapa, Palestina, Pitalito, Saladoblanco, San Agustín, Teruel, Timaná y Yaguará, mientras que los valores más bajos se presentan en Rivera y Tarqui.

EMISIONES DE GEI

Para el año 2012 las emisiones totales de gases de efecto invernadero (GEI) para el departamento del Huila fueron 5.640 toneladas, ubicándose a nivel nacional en el puesto 22, y las absorciones de gas carbónico fueron del 6.306. Estas emisiones pueden considerarse altas si se tiene en  cuenta  que el departamento representa apenas el 1,74% del Producto Interno Bruto.

El sector más representativo es el sector energético, con un total 1834 Gg de CO2, las cuales representan el 34,51% del total de las emisiones,  seguido del sector uso del suelo y cambios de cobertura con  el 29% y  la agricultura con el 24,5%, para finalmente posicionar  en un cuarto  y quinto lugar a los procesos industriales y desechos con  el  8% y 4% respectivamente.

Las principales actividades generadoras de emisiones son la resiembra de cultivos, principalmente café y cacao (20%), la conversión de cobertura vegetal (14%), el consumo de leña en zonas rurales (13%), el uso de combustible en el transporte terrestre (10%), la fermentación entérica de bovinos (7%). El 54% de las emisiones del sector transporte se generan por la movilización de carga, mientras que el 88% de las emisiones en la industria manufacturera se debe a los procesos industriales, el consumo de combustibles y al tratamiento de aguas residuales industriales.

EL PLAN HUILA 2050

El Plan Huila 2050, Preparándose para el Cambio Climático, ha sido una gran iniciativa en la cual viene trabajando la Gobernación del Huila junto con la CAM, el Ideam, la academia, ONGs, empresas del sector público y privadas, para que el departamento y sus instituciones empiecen a actuar de manera temprana con relación a uno de los retos más importantes del planeta. La estrategia es hacer del Huila un territorio climáticamente inteligente para los siguientes  años.

Este plan de cambio climático es el primero en el país y fue ejemplo para otras regiones. En él se desglosa más detalladamente con indicadores toda la información entregada por el Ideam, y se entrega a los municipios un portafolio para que conozcan su situación de vulnerabilidad en cuanto a cambio climático y tomen  medidas de adaptación para el mismo.

“Pitalito ya tiene la primera ruta de cambio climático y la idea es que todos los municipios del Huila lo tengan, para que la gente se adapte a esos cambios y aprenda a aprovechar las nuevas condiciones y esté alerta a los impactos como inundaciones, remociones en masa e incendios. La idea es ir de lo general a lo puntual, llegar a municipios para que cada uno tenga su escenario”, comenta Carolina Giraldo.

“También tenemos los talleres pilotos de percepción de la población. Se hace con campesinos que lleven viviendo más de 20 años en determinada vereda, para según indicadores, identifiquen a qué fenómenos son más vulnerables. El primer ejercicio se hizo con Villavieja y está pendiente hacerlo próximamente en Paicol, Pitalito y Neiva”.

MITIGACIÓN

Hacer un retroceso en las prácticas diarias, crear conciencia de conservación de la fauna, son, según la Coordinadora, algunos de las acciones que se puede hacer la persona del común para contribuir a mitigar los efectos del cambio climático. “Por ejemplo la utilización y reutilización responsable del agua, utilizar el aire acondicionado en los momentos justos, desenchufar los llamados aparatos vampiros que siguen consumiendo aun estando apagados así como los cargadores de celulares, utilizar la bicicleta, hacer conversión tecnológica en los procesos productivos, generar estrategias en los sistemas silvo-pastoriles, la conservación de los humedales”.

Para la coordinadora de Cambio Climático de la CAM, es arduo el trabajo por hacer. “Vamos por buen camino y si logramos que los municipios tengan su propia información van a poder trabajar a fondo con estrategias más puntuales y es lo que buscamos con estos pilotos, qué municipios tienen mayor capacidad de adaptabilidad y cuáles no”.

De acuerdo a las proyecciones del Ideam, el departamento del Huila será más caliente y más seco en el futuro. La temperatura media aumentará 2ºC en promedio y la precipitación disminuirá hasta en un 30%.

Vulnerabilidad

El nivel de vulnerabilidad para el Huila está en nivel de vulnerabilidad de un 80%.

-Guadalupe, Agrado, Aipe, Tarqui, Acevedo y Timaná= tienen una vulnerabilidad muy alta o alta, por lo tanto serán los más propensos a verse afectados negativamente por el cambio climático

-Baraya, Campoalegre, Pital, Pitalito, Teruel, Villavieja, Íquira, La Argentina, La Plata, Rivera, Santa María, Tesalia y Gigante tienen una vulnerabilidad muy baja o baja.

-En los 18 municipios restantes la vulnerabilidad es media.

¿Qué le espera al Huila en el 2100 con el cambio climático? 8 17 enero, 2021

En promedio para el año 2100 la temperatura en el Departamento del Huila aumentará en 2.1 grados, según proyección del Ideam.