La Nación
Por amenazas periodista salió desplazado de Algeciras 1 26 octubre, 2020
HUILA

Por amenazas periodista salió desplazado de Algeciras

Juan Alejandro Loaiza Romero de 42 años de edad se vio obligado a abandonar el municipio de Algeciras donde por más de 10 años ejerció periodismo comunitario. En la ´Despensa Agrícola del Huila’ quedó su familia, su gente y su oficio.

Lucía Sánchez

Temadeldía@lanación.com.co

El temor por amenazas de muerte y el desplazamiento forzado, vuelven a estar presentes en la vida del periodista Juan Alejandro Loaiza Romero, quien en 2010 fue obligado a abandonar Paujil-Caquetá, y la semana pasada, entre lágrimas y desconsuelo, tuvo que dejar atrás la vida en el municipio de Algeciras.

El 17 de julio el reportero de 42 años de edad fue interceptado y amenazado de muerte por dos individuos que se transportaban en una motocicleta de alto cilindraje en el casco urbano de ese municipio. Los hechos ocurrieron justamente un día después de haberse registrado una masacre en zona rural de la población.

Según Loaiza Romero, le dijeron que debía irse de Algeciras o de lo contrario iba a pagar con su vida. Por esta razón, dos días después, el periodista abandonó el municipio, dejando a un lado no solo una década de labor comunitaria en la población, sino también, su familia.

El comunicador, natural de Puerto Asís Putumayo, pero hijo adoptivo de Algeciras, como él mismo se considera, narra el difícil momento que vivió la semana pasada cuando tuvo que despedirse de su familia, amigos y colegas.

“Abandoné el municipio solo, porque mi esposa es madre comunitaria y era difícil para ella dejar de lado un trabajo que le costó conseguir, además, en la amenaza en ningún momento me dijeron que me fuera con mi familia como sí les han dicho a las otras personas que han salido de la población por intimidaciones de panfletos”, contó el comunicador.

Este episodio le removió al comunicador un recuerdo amargo del año 2010, cuando también fue desplazado del Caquetá.

“A mí me ha dado duro esta situación, pero la he asumido con mucha fortaleza porque justamente a finales del 2010 salí desplazado de Caquetá tras amenazas. Allá yo trabajaba en la emisora comunitaria ‘Pajuil Estéreo’, me fui para Bogotá donde estuve poco tiempo porque todo era muy difícil y en 2011 llegué a Algeciras, allí ya había estado años atrás”.

La labor social y comunitaria siempre ha estado presente en la vida del comunicador, quien en Algeciras se desempeñaba como bombero voluntario, representante de los usuarios en la Junta Directiva del Hospital local, vicepresidente de la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos (ANUC), funcionario de las Empresas Públicas, locutor y periodista de la Emisora Nueva Era; además es excandidato al Concejo Municipal.

Juan Alejandro resaltó que, tras su caso de desplazamiento, si bien “he recibido ayuda de amigos y colegas, a pesar de que ya las autoridades tienen conocimiento de mi situación, nadie se ha comunicado conmigo para preguntarme si tengo donde comer y dormir”.

El panorama en Algeciras no es nada alentador: en lo corrido de 2020, más de 100 personas han sido desplazadas y se reportan cerca de 20 asesinatos; las víctimas han sido campesinos, líderes sociales, exguerrilleros o familiares de excombatientes.

La FLIP rechazó la intimidación

La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) rechazó la intimidación que recibió Juan Alejandro Loaiza, periodista de la emisora comunitaria Nueva Era Algeciras, por parte de desconocidos y les solicitó a las autoridades que se investiguen los hechos y se garantice la seguridad del comunicador.

La FLIP además le solicita a la Unidad Nacional de Protección que implemente de manera urgente las medidas de protección necesarias para que el reportero pueda regresar a su municipio en condiciones de seguridad. Adicionalmente, la Fundación le pide a la Fiscalía General de la Nación que adelante las investigaciones correspondientes para dar con el paradero de los responsables y llevarlos ante la justicia.

es_COEspañol de Colombia
es_COEspañol de Colombia