La Nación
¿Qué nos pasa? 1 13 mayo, 2021
COLUMNISTAS OPINIÓN

¿Qué nos pasa?

 

Germán Palomo García

Leer las noticias locales genera lamento y preocupación. Este diario, no sé con qué argumentos, le da portada a la “pelea de verduleros” entre el presidente del Concejo de Neiva y otra concejal expresidenta por supuestas irregularidades durante su gestión. A ninguno de los dos he escuchado expresión alguna (menos debate) sobre la crisis fiscal del municipio de Neiva por la pandemia y la incapacidad de la administración por atenderla (se estima un déficit de 40.000 millones al cierre de esta año). Pero, casi simultáneamente, aparece, en el mismo medio una “publicidad política pagada” por el propio Concejo “presentando” a los integrantes de la corporación edilicia tratando seguramente de limpiar una imagen que ellos mismos se han ganado por su gestión frente a proyectos como el del alumbrado público y el endeudamiento por 60.000 millones de pesos en el que han sido coparticipes de decisiones muy cuestionables, con escasas excepciones. ¿Qué pensará un lector de nuestra prensa local sobre estos asuntos de portada? Seguro que se lamentarán de Neiva por tener una dirigencia tan de baja gestión y , al mismo tiempo, se explicarán porqué la capital del departamento no cuenta con una vía urbana sin huecos y, a duras penas, se ve un reparcheo que dice mucho de la pobreza de las decisiones de esos dirigentes. El gobierno nacional acaba de expedir un decreto que señala una política de recorte del gasto público que si bien es aplicable a las dependencias nacionales debe replicarse a nivel regional y local por lo que esta publicidad no tiene ninguna justificación y es un gasto, no una inversión, que perfectamente se pudo ahorrar sin causar un efecto negativo en la calidad del servicio. Pero eso no importa ni en el concejo ni en la propia administración que sigue nombrando sin límites.

En otro escenario, en el que uno espera un comportamiento distinto, la Universidad Surcolombiana, USCO,  parece haber conseguido el camino para superar su incertidumbre administrativa y de dirección y este jueves elegirá (se espera) de manera directa al sexto rector en menos de tres  años, este sí en propiedad acudiendo a un mecanismo de elección directa pues el tradicional está tomado por la politiquería que nunca debió llegar al claustro superior.

Si a lo anterior le agregamos la parálisis del estadio de fútbol, la no construcción de la PTAR tantas veces ofrecida, y la deplorable situación de la Zona Franca Surcolombiana en alto riesgo de perder su condición, no puedo menos que preguntarme: ¿Qué nos pasa? Nada de esto se le comentó al ministro de Comercio, Industria y Turismo en reciente visita al Huila. No  era el momento, seguramente; es que somos expertos en no afrontar la realidad como la de no exigir en su momento la cancelación del contrato de la ruta 45 pues eso demoraría la obra. ¿Cuánto llevamos esperando su reinicio vía Cesión del contrato, supuesta solución más favorable apoyada por todos? ¡Mal ejemplo estamos dando!