La Nación
El acero también se desvanece 1 3 diciembre, 2020
COLUMNISTAS OPINIÓN

El acero también se desvanece

Carlos Eduardo Amézquita

Para los comunicadores sociales y analistas del Mundo, es un reto inmenso entender siquiera, un trocito de lo que sucede aquí. Precisamente por la jarana de hechos, de verdades, mentiras y confesiones públicas, expuestas por quienes participaron en calidad de actores y víctimas de la más reciente guerra interna (los últimos 30 años); y que han salido a flote en la JEP y en las altas cortes del poder Judicial. Y todo ello en virtud de los Acuerdos de La Habana.

Pero sorpresivamente, Bernard  Aronson, delegado por EEUU ante los Acuerdos, denuncia que las masacres continúan en nuestra Patria, que el gobierno Duque y otras instancias gubernamentales desconocen la legitimidad de los Acuerdos (ver El Espectador octubre 11 de 2020).

¿Qué está sucediendo entonces?

¿Cómo interpretar la /auto/liberación/ – del ex/Senador Uribe – quien suspendió sus “retiros espirituales” concedidos por algún juzgado, para luego salir libre de su propia “casa/hacienda” (la que le fue destinada como casa por cárcel)?

¿Cómo se relaciona todo esto con los Acuerdos de Paz, con el COVID, con la conmemoración del Descubrimiento de América, con el ascenso de la insurrección indígena/campesina, los paros sociales, la calamidad de Hidroituango, y con otros proyectos de Infraestructura vial?

La única explicación razonable que cabe para interpretar esta anomalía se le debe imputar al agite pre/electoral que apenas comienza.

Histórica/mente   hemos/sido/siendo una organización social “trans/a/gredida”, susceptible de ser manipulada política/mente por quienes se auto/proclaman gerentes, caudillos y gamonales, y a quienes les conviene mantener al pueblo iletrado y piadoso.

Prólogo único: Vivimos  un aterrador periodo de transición en el que “todo lo aparentemente sólido y veraz se desvanece en el aire” (Metáfora de Marshall Berman – Nueva York , 1982).

 

es_COEspañol de Colombia