La Nación
Fundaciones unidas para fortalecer tejido social 1 6 julio, 2020
Centrales

Fundaciones unidas para fortalecer tejido social

Los niños de vereda Río Frío del municipio de Rivera recibieron la visita de las fundaciones Corazones Limpios y De corazón a corazón, que llegó hasta allí para alimentarles el alma de alegría en esta época de navidad en la que los hogares se unen para celebrar la llegada del Niños Dios.

Los niños de esta zona del departamento del Huila hacen parte de un proyecto musical que adelanta la Fundación Corazones Limpios y viendo la necesidad, el carisma y la motivación de salir delante de estos menores; Jaime Camacho, gestor y fundador de la fundación De corazón a Corazón tuvo como iniciativa adelantarles la navidad.

Fundaciones unidas para fortalecer tejido social 6 6 julio, 2020

Los menores de Río Frío quienes comprometidos con la limpieza de su cancha principal desde las 9:00 a.m. hasta el mediodía, tuvieron una mañana amena, con refrigerio, diversión y trabajo en equipo promovido para que tomen conciencia de la importancia de cuidar el medio ambiente. Ellos recibieron un hermoso regalo que Jaime trajo desde Estados Unidos, lugar donde reside.

Para él, cada uno de estos juguetes es el eje transformador del tejido social en cada voluntariado, en cada proyecto ambiental las comunidades se integran, padres de familia y vecinos se reencuentran y así fortalecen el tejido social aprendiendo a conservar el medio ambiente. Los parques cuando son aseados recuperan su área de espacio público, se eliminan las áreas de contaminación, focos de proliferación de zancudos y por ende la reducción de enfermedades.

Camacho aseguró que este gran número de juguetes son recolectados en el país del norte a través de una actividad que se ha demoniado ‘Sancocho al parque’ que se realiza en el parque Baylands de la ciudad de Sunnyvale CA y se sirven más de 500 platos de este manjar colombiano.

Fundaciones unidas para fortalecer tejido social 7 6 julio, 2020

¿Quién es Jaime Camacho?

Oriundo de Neiva, estudió ingeniería agrícola e ingeniería ambiental, viajó a Estados Unidos hace 20 años donde estudió psicología y ciencias sociales y al final se desempeñaba como ingeniero de software cuando decidió renunciar a su carrera para dedicarse a la Fundación From heart to heart Foundation- ‘De corazón a corazón’ por tiempo completo.

Jaime Camacho emigro de Colombia a Estados Unidos buscando un mejor  futuro, empezó a trabajar como aseador, barrendero, lavador de platos y poco a poco fue escalando en posiciones hasta lograr ser inspector de obra en una Alcaldía en el estado de California, tras perder su trabajo decidió con unos amigos conseguir  juguetes, enviarlos a Colombia y llamó a su proyecto “Regala una sonrisa a los niños más necesitados”, su objetivo era llevar sonrisas a zonas vulnerables y en esa oportunidad eligieron San Vicente del Caguan, zona afectada por el conflicto armado, poco a poco cada año Jaime y sus amigos han ido multiplicando los juguetes que recolectaban dentro de la comunidad colombiana, viviendo en California en los Estados Unidos, es así como en el año 2015, Jaime Camacho llegó de Usa  con 1.500 juguetes.

Como resultado este proyecto se convirtió en una causa social, cuando decidió que cada juguete debía convertirse en 15 horas de servicio social, así que a cada comunidad que hiciera un proyecto de embellecimiento e impacto ambiental le darían un premio, un juguete para un niño necesitado.

¿Cómo lo logra?

En el 2014 solo había conseguido 400 juguetes, para lograr conseguir más, incluyeron una estrategia que consistía en recoger las toneladas de juguetes usados de las familias estadounidenses que antes donaban a grandes cadenas de almacenes de artículos sin uso, entregarlos a la fundación a cambio de la reparación, mantenimiento, limpieza, desinfección de estos mismos y poder regalar una sonrisa a un niño en Colombia. De esta manera pasaron de 400 a 1500 juguetes y empezaron a llegar a Colombia con proyectos de embellecimiento a cambio del juguete anhelado.

La fundación ha aportado más de cien mil horas de servicio social en Colombia transformando la realidad social de las comunidades vulnerables con un juguete que se convierte en un elemento de paz.