La Nación
‘Granjas Bajo San Bernardo’: así se reinventó en tiempos de pandemia 1 1 diciembre, 2020
HUILA

‘Granjas Bajo San Bernardo’: así se reinventó en tiempos de pandemia

La comunidad, de este asentamiento de la ciudad de Neiva, se organizó y cultivó frutas y verduras, así como también pollos y cerdos que están a la venta cada domingo en el mercado campesino que crearon para enfrentar el desempleo que ha desatado la covid-19 en la capital huilense.

 

Carol Medina Soto

neiva@lanacion.com.co

Desde las 7:30 de la mañana los habitantes del asentamiento Granjas Bajo San Bernardo de la comuna 10 en Neiva, abren la pequeña plaza de mercado que crearon entre todos, para atender a sus clientes, vecinos del sector que encuentran en este lugar, frutas y verduras frescas, además de pescado, carne de cerdo y pollo criollo, que ellos mismos han criado para vender y así sobrevivir ante la falta de empleo en medio de la pandemia.

Desesperados y tras perder sus empleos, surgió la idea y ayer, fue el segundo domingo que sacaron sus productos a la venta teniendo gran acogida y cumpliendo todas las normas de bioseguridad. “Son 17 puestos que tenemos, decidimos entre todos organizarnos y crear un mercado campesino con lo que cultivamos, además de las arepas, empandas y otras cosas que se venden, nos ayudamos entre todos, porque la pandemia nos está haciendo pasar por una situación muy difícil”, dijo Yeni Constanza Mosquera, líder del asentamiento.

“Hemos hecho esto paso a paso, apenas estamos comenzando, teníamos trabajo y lo perdimos y nos reinventamos con la creación de este mercado”, agregó.

Sara Coronado, vende en su puesto, papa, tomate, apio, cilantro, acelga, espinaca, cebolla y zanahoria y con esto, sustenta su casa. “Vendo también huevos criollos, porque tengo gallinas y además cerdos y con lo que vendemos pues hasta ahora nos ha ido muy bien y poco a poco hemos ido vendiendo lo que tenemos. Esperamos que más gente venga y nos visite, los atenderemos a todos con mucho gusto, les va a gustar, tenemos todo de muy buena calidad”, resaltó.

Yogurt y leche de cabra, vende Fredy Olmedo Acevedo, además de pandeyucas, almojábanas y cucas. “Yo fabrico el yogurt, lo vendo a dos mil pesos el vaso y a 10 mil pesos el litro, yo antes caminaba con las cabras por la ciudad y ahora nos organizamos y es mejor, hasta ahora nos ha ido bien, se ha vendido. La líder del barrio nos animó y la idea ha sido muy buena porque por la pandemia, todo ha sido muy duro, yo estuve hasta 40 días sin vender nada”, dijo Acevedo de 52 años, que sostiene a su esposa y tres hijos.

María Nubia Bocanegra se quedó sin empleo en plena pandemia, trabajaba en servicios generales en el Hospital y se dedicó a vender arepas para poder subsistir. “Hago arepas a 500 pesos, bien baratas para no solo hacer un bien para mí, sino para la gente, son de maíz con queso y además vendo caldo campesino y con esta idea, gracias a Dios nos podemos ayudar entre todos, ahora vendo más que antes, y es un gran proyecto para nosotros. Somos como una familia, siempre unidos y así se debería trabajar en otros barrios. Espero que la gente venga y vea, para que conozca todo lo que se cultiva aquí mismo para vender, y que nos hagan el gasto”, dijo.

‘Granjas Bajo San Bernardo’: así se reinventó en tiempos de pandemia 7 1 diciembre, 2020
Con productos frescos, los habitantes del asentamiento cada domingo reciben a sus clientes.
es_COEspañol de Colombia