La Nación
La puesta a prueba del Presidente 1 1 diciembre, 2020
COLUMNISTAS OPINIÓN

La puesta a prueba del Presidente

 

Píter Bonilla Díaz

Que se recuerde, jamás gobierno alguno en la historia de Colombia le había tocado afrontar estos desastres. Y uno tras de otro. Posiblemente un tanto similar, en el de Belisario Betancur, con la toma a fuego y sangre por el entonces M-19, con el posterior holocausto del Palacio de Justicia y a los pocos días la avalancha y desaparición de Armero.

Ni la humanidad de ningún tipo de naciones preveía esta pandemia. Salvo el régimen comunista de la China, que según reputados investigadores, se inventó el Covid 19 para disminuir la población mundial. Sabrán sus criminales inventores el motivo y el fin.

Los únicos presagiadores de los huracanes son los estudiosos que por la presentación de los fenómenos climáticos conocen su formación, pero nunca la dimensión de los devastadores efectos, de acuerdo a su magnitud. No estaba entonces, en los anuncios de campaña del hoy presidente Iván Duque Márquez, la manera como las enfrentaría. Ello, sin duda, puso a prueba su fortaleza física y la capacidad de trabajo para exhibir su excepcional talento, e indiscutible talante de estadista. Porque estar simultáneamente en los sitios afectados, revoloteando por todas partes para hacer presencia estatal con soluciones y ayudas, solamente lo hacen quienes disfrutan el don  de la ubicuidad. Solo los necios, que ni ven, ni oyen, ni entienden, carcomidos por el resentimiento, no reconocen el descomunal trabajo  del Mandatario y de la gente que lo acompaña en tan noble, estoica  y titánica tarea.

“No hay peor ciego que el que no quiere ver”, reza el sabio y viejo refrán, para los que no aceptan el desvelo del Jefe del Ejecutivo para, por lo menos llevar alivio a los damnificados. Que no solo afecta a las víctimas del huracán, sino a la gente que lo ha perdido todo por las inundaciones ocasionados por la época invernal.

Es lo que escribí por las redes sociales de la siguiente forma: “¡Por Dios, estamos de tragedia en tragedia!

Primero, la narco-tráfico-guerrilla. Luego, el FarcSantismo. Vino la pandemia. Ahora la desgracia que deja el huracán, las tormentas, las inundaciones. Y para rematar, las goleadas de la Selección.

Y todo esto por culpa de Uribe y Duque. Luego, para la oposición, si Gustavo Petro Urrego hubiera sido el presidente, estuviéramos en los gozosos de la Colombia Humana”. La misma cáfila de adláteres que siguen a ciegas al prestidigitador de desastres.

 

es_COEspañol de Colombia