La Nación
Pacto nacional 1 17 junio, 2021
COLUMNISTAS OPINIÓN

Pacto nacional

Por: Rodrigo Villalba Mosquera

 

El estallido social presentado en las calles, ocasionado por los problemas sociales de tiempo atrás agudizado por los efectos de la pandemia del covid-19, en el tema de salud, empleo y recesión económica, que tuvo como florero de Llorente la regresiva e inoportuna reforma tributaria, tiene que llamar la atención a todos los dirigentes del país, incluido el Gobierno Nacional, para actuar con grandeza y propugnar por un Pacto Nacional que permita superar las difíciles circunstancias de hoy y crear un ambiente propicio a las grandes reformas aplazadas. Pero no es un acuerdo entre el gobierno y los partidos afines, tiene que ser con inclusión de los partidos de oposición, los gremios y todos los sectores representados en el comité nacional del paro.

El Gobierno Nacional no debe gastar “cartuchos” innecesarios, como resolver unilateralmente puntos importantes del petitorio de las protestas, que por lo unilateral no ha servido para parar el paro.

El pliego de emergencias planteado por el comité de la protesta, tiene 6 puntos: 1- No a la reforma tributaria y no a la reforma a la salud. 2- Gratuidad en la educación superior. 3- Renta Básica. 4- Derogar el decreto 1167. 5- No a las privatizaciones. 6- Garantías y política de Estado para la producción agropecuaria. Los dos primeros puntos se pueden decir están ya solucionados, pero no tienen ningún efecto sobre la solución al paro por no manejarse en la propia mesa. En otras condiciones con estos dos puntos ya acordados, seguramente se hubieran concertado también los desbloqueos. Por fortuna hoy se reanuda la negociación entre directivos del paro y gobierno.

En la mesa de negociación tiene que haber respeto y lealtad con la contraparte, y así ir avanzando en los acuerdos como en los desacuerdos. Allí también debe tratarse el clamor de los empresarios hoy bloqueados por los bloqueos. Hay que hablar de cara al país, por ejemplo cuando se habla de renta básica, que se requiere para muchos hogares de colombianos en condición de vulnerabilidad, hay que hablar de dónde se va a financiar, y seguramente se planteará la necesidad de una reforma tributaria, que debe ser consensuada, y como ya muchos coinciden de que si esta alternativa es viable, debe girar alrededor del desmonte de gabelas a los empresarios en la ley de crecimiento económico de 2019, como establecer unos gravámenes a los ricos: Incremento de sobretasa a los bancos, impuesto al patrimonio, repatriación de capitales que se encuentran en paraísos fiscales evadiendo impuestos. Y no olvidar la posibilidad de un crédito directo del Banco de la República al gobierno, con una tasa de interés cero.

Es la hora de actuar con grandeza, y propugnar por el Pacto Nacional al medio de las diferencias.