La Nación
Rodrigo Lara Restrepo, en la disputa por la Presidencia 1 21 septiembre, 2021
POLÍTICA

Rodrigo Lara Restrepo, en la disputa por la Presidencia

El senador Rodrigo Lara Restrepo confirmó que será precandidato a la Presidencia de la República por el Nuevo Liberalismo, de cuyo movimiento político hizo parte su padre, el asesinado exministro de justicia, Rodrigo Lara Bonilla. “Necesitamos recuperar la decencia en la política y la fe en la democracia” aseguró el congresista huilense.

Lucía Sánchez

Temadeldía@lanación.com.co

El senador huilense Rodrigo Lara Restrepo anunció su precandidatura a la Presidencia de la República por el Nuevo Liberalismo, partido fundado por los mártires Luis Carlos Galán y Rodrigo Lara Bonilla en 1979.

El congresista indicó que el objetivo es participar de una consulta popular para que sea elegido un candidato único, e hizo énfasis en que esta nueva fuerza política que renace no contará con vetos. Por eso invitó a que, como él, otros líderes políticos que crean en este camino y promulguen el liberalismo socialdemócrata, puedan aspirar a una precandidatura por el Nuevo Liberalismo.

Senador Lara ¿por qué quiere ser presidente de Colombia?

Quiero ser presidente de Colombia por los millones de compatriotas que perdieron su empleo y que pasan hojas de vida y se las descartan, ya sea por tener más de 40 años, ser mujeres que pueden quedar embarazadas, o simplemente porque no provienen de un pequeño círculo de universidades. Quiero serlo por los microempresarios que tienen que pagar impuestos todos los años y cuando llegan las crisis no reciben ayudas del Gobierno, por los productores agropecuarios y de manufactura nacional, por los empresarios que compiten de manera desigual con productos subsidiados de otros países.

Quiero serlo por el adulto mayor o la mujer embarazada que se demoran 3 meses para obtener una cita con un especialista, por los jóvenes que no logran labrar un camino y montar su proyecto de vida por falta de empleo. Por todos lo que vemos con desesperanza cómo deforestan la Amazonía, destruyen los ríos y no se protege el medio ambiente. Quiero ser presidente por las personas que han trabajado toda su vida y no tienen derecho a acceder a una pensión. Por Colombia, en general, por el país.

¿Cuál es la fórmula que necesita el país para levantarse del complejo momento que vive?

El país necesita construir un tejido empresarial sólido en el marco de la economía de mercado. Esto se logra librando la batalla más grande que se haya dado para demoler el Estado clientelar y corrupto, construyendo una economía del bien común. Y, por último, pero tal vez lo más importante, actuando con patriotismo económico, defendiendo la producción agropecuaria nacional, al productor colombiano, la industria y el empleo del país.

¿Y por qué aspirar por el Nuevo Liberalismo?

Porque es un proyecto que tiene una matriz ideológica liberal, es decir, una absoluta fe en la democracia liberal, la separación de poderes, la economía de mercado; pero al mismo tiempo es un proyecto con una bandera reformista y socialdemócrata muy profunda. Vamos a poner la solidaridad en el corazón de todas las políticas públicas.

Es decir, ¿que usted va a competir con Juan Manuel Galán y finalmente saldrá una sola candidatura?

No solo con Juan Manuel Galán. Invito a Alejandro Gaviria, Ingrid Betancourt y a otros líderes a ser parte de una consulta liberal socialdemócrata de donde salga un gran candidato presidencial de centro, un centro con principios, valores y con mucho ánimo para enarbolar las banderas del Nuevo Liberalismo, que presente las reformas que necesita nuestro país.

Senador, a su juicio, ¿cuáles son hoy los grandes males que acompañan a Colombia?

El primero en materia política es la polarización, la forma como los extremos ideológicos dividen y confrontan a los colombianos. En una crisis tan profunda lo importante es lograr propósitos comunes para salir de la situación.

Pero el problema más importante hoy en Colombia es que el país, el Gobierno y las autoridades se han acostumbrado al desempleo y cada día somos menos los que tenemos trabajo, eso es algo que no podemos aceptar.  El desempleo se combate generando fuentes dignas de ocupación.

El segundo problema de este país es el azote de la criminalidad, la forma como los vendedores de droga y sus organizaciones tratan de apropiarse de los parques y sacar a las familias, la manera como los grupos armados criminales se toman pueblos, asesinan a líderes sociales, amenazan y secuestran al productor agropecuario. ¿Qué alimenta esta criminalidad?, el narcotráfico. Lo que hay que hacer con estas formas armadas de violencia es combatirlas.

Otro gran problema es la corrupción, ¿usted cómo la combatiría?

La forma como se ha pretendido combatir la corrupción en los últimos años es equivocada.  En lugar de erradicar el problema de raíz, lo que se hace permanentemente es elevar las penas con las que se procura enfrentar este crimen. Esto no ha resuelto nada de fondo, el problema de la corrupción es un asunto sistémico.

Lo que hay que hacer es crear un dique de contención entre política y administración pública, lo cual se logra estableciendo un sistema de carrera administrativa lo suficientemente claro, que les permita a los colombianos de la clase media acceder a los cargos de responsabilidad del Estado por su capacidad, esfuerzo o mérito, y no por palanca.

Una vez se llegue así a los cargos más importantes, el funcionario será leal a los intereses superiores del país, del Estado, y no ficha de un interés político.

¿Cuándo debe estar definido el candidato único del Nuevo Liberalismo?

Los asuntos de consulta se dirimen en el mes de diciembre, no sé por qué los candidatos se preocupan tanto por arrancar pensando en fórmulas mecánicas de consulta cuando esa es una decisión final. Por ahora, lo importante es hablar de lo esencial, los problemas de los colombianos, cómo los vamos a resolver. Y en diciembre miramos quiénes coinciden con esas ideas y se arma una consulta que no podrá sacrificar ni fraccionar lo que se llama centro.

Senador, ¿cuál es el mensaje para los huilenses a propósito de su aspiración presidencial?

Creo que el Huila ha vivido una gran decepción bajo este Gobierno. El símbolo más importante de la decidía del Gobierno con el departamento ha sido la ruta 45, también la falta de obras, de desarrollo y de inversiones públicas.

De otro lado, tenemos una de las tasas de desempleo más altas del país, yo creo que estos tres años en el Huila nos hablan de muchísimo sufrimiento. No nos podemos acostumbrar, ha habido empresas quebradas, personas desempleadas y otras que han perdido su patrimonio. Sin embargo, el Huila es un departamento que tiene mucho para dar, la gente es trabajadora e inteligente, y creo que, si nos encausamos haciendo un proyecto colectivo que nos haga soñar y recuperar la fe, y sobre todo si actuamos con patriotismo económico y departamental, podemos salir adelante.