La Nación
COLUMNISTAS OPINIÓN

Empresarios, ¡nadie los defiende!

Empresarios, ¡nadie los defiende! 1 12 agosto, 2020

Francisco Argüello

 

Si pudieran declararse en rebeldía lo harían encantados, de un soplo y en manada, pero todavía confían en la institucionalidad. Por esto, pagaron fastidiados la matrícula mercantil de la Cámara de Comercio de Neiva ante el temor de ser sancionados. El último día- viernes hace ocho días- sus teléfonos timbraron y los mensajes de texto abundaron recordando casi a gritos el pago de una matrícula, que ya muchos empresarios no saben de qué les sirve. Y menos en una pandemia, donde no abren sus negocios como debiera desde hace cuatro meses, no registran ingresos económicos y algunos insisten en sostener sus nóminas así quiebren, pero nadie se compadeció con ellos. Tuvieron que pagar, de contado y sin un centavo de rebaja, como se esperaba en un país en crisis.

Entiendo que Ariel Rincón Machado no impone tarifas, ni decide cómo y cuándo debe pagar su empresariado, pero como mínimo debió sentar un precedente y proponerles a las cámaras del país un rebajón en la matrícula teniendo en cuenta la pandemia. Sin embargo, no lo hizo. Ama quedar bien con Dios, el diablo, y claro, una decisión de este calibre afecta su bolsillo, los intereses de la entidad, sus ingresos, su planta de personal (la que ponen los directivos), la millonaria inversión que pretende adelantar en el edificio Orange- para quedar bien con Duque-, sur de Neiva, y hasta los salarios que, de entrada, tuvieron que bajarse en un 10 por ciento.

En los 37 municipios del Huila el 43 por ciento de los empresarios se negaron a pagar. Algunos porque están quebrados, otros seguramente cerraron las empresas y unos más se resistieron a pagar porque no lo consideraron prioritario. Prefieren exponerse así los sancionen. Prima para ellos la nómina y dinero para sostenerse.

¿Han visto a la Cámara de Comercio convocando a la clase política del Huila, a Ministros, al Presidente Duque buscando incentivos para un sector que está quebrado? Sabían que Coomotor, la empresa transportadora más importante del sur del país, ha terminado el 60 por ciento de los contratos porque diariamente pierde una salvajada ya que sus más de 680 buses están parados y se les tiene que pagar parqueo.

Matheo Bahamón, joven empresario de Neiva, tiene razón al mostrarse molesto porque mientras los comerciantes estuvieron cerrados, la CCN pretendía facturar. ¿O no están cobrando el año completo?

No es un tema personal, pero si las elecciones a la presidencia de la Cámara de Comercio estuvieran a la vuelta de la esquina, Rincón Machado ni les habría cobrado. O se habría sacudido en Bogotá para obtener condonaciones y cifras más ajustadas a la realidad. Pero desgraciadamente, la pandemia llegó cuando no hay elecciones, y los empresarios no tuvieron otra salida que sacudirse y pagar. Eso sí, la crisis podría salirle costoso. O se reinventa Rincón Machado y muestra más acciones en favor del sector empresarial que pagó para que sostenga su administración, o los mismos que le han sostenido durante años le pasaran cuenta de cobro y le borrarán del escenario empresarial cuando llegue la hora. O la pandemia lo sacude y lo muestra más del lado de los gremios, o sus días podrían, a futuro, estar contados.

Por cierto, ¿todavía existe Fenalco? Si se sostiene traduce la misma amarga y preocupante historia de la Cámara de Comercio. Nadie sabe para qué sirve.