La Nación
La obsesión por los “likes” 1 21 mayo, 2022
COLUMNISTAS OPINIÓN

La obsesión por los “likes”

Consuelo Serrato de Plazas

 

¿Te intranquiliza no tener suficientes likes en la foto que publicaste anoche?

Indiscutiblemente las redes sociales día tras día cobran mayor fuerza. En la práctica, es común verificar cómo jóvenes y adultos adoptan desenfrenadas conductas ante el impacto que representa el número de likes que al final puedan conquistar  en las plataformas digitales. Extendida práctica que viene permeando exponencialmente la cotidianidad de un sinnúmero de personas a la hora de lograr reconocimiento o notoriedad virtual por la difusión de contenidos virales, lo cual toma fuerza en función del número de seguidores que pueda alcanzar.

Esta necesidad de aceptación, si bien pareciera inofensiva, a futuro podría llegar a representar potenciales implicaciones. De una parte, la pérdida de autoestima, predictor de riesgo en términos de salud física y emocional, derivado justamente de un sinfín de inseguridades. Y de otra, relación de dependencia susceptible de trastornos adictivos, asociados a la ansiedad o ausencia de autocontrol, entre otros.

 

Pero, en términos concretos ¿qué significa el anglicismo like?

El diccionario de marketing digital lo define como un distintivo asociado a  redes sociales y otras plataformas online que posibilita «dar un feedback positivo a cualquier tipo de contenido, y de esta forma conectar con aquello que les interesa». Del mismo modo, para la red social Facebook, darle clic a la tecla «me gusta», alude a «una forma sencilla de decirle a las personas que algo es de tu agrado».

En efecto, existen personas –y no pocas- que de manera compulsiva monitorean sus cuentas ante el afán por verificar si el contenido publicado fue objeto de un número significativo de seguidores. Investigaciones sobre la materia destacan: «La necesidad de estar conectado o de mirar constantemente los likes puede convertirse en un pozo de vulnerabilidad del que será muy difícil salir porque nunca sacian a la persona, al contrario: siempre se quiere más».

Aprendamos a interconectarnos de manera saludable y recuerda que el auténtico valor de las personas no se cuantifica por el número de likes, ni  se constituye en instrumento de medición para alcanzar la grandeza. Afiánzate en tu valía personal y no dependas de liviandades.